DPC: Ley Olimpia y la gestación subrogada

En la editorial de Pamela Cerdeira en De Pisa y Corre el tema de hoy es la Ley Olimpia y la gestación subrogada. Acompaña a Pamela Cerdeira de lunes a viernes en DPC por Imagen Televisión a las 8 am junto a Hiram Hurtado.

Estamos hoy viviendo el segundo momento más bonito del periodo electoral, el primero es cuando votamos, el segundo más bonito es cuando se acaban las campañas.

¿Qué es la veda electoral?

Es un tiempo de “reflexión” en donde no se pueden ya transmitir propuestas, resultados de encuestas, nada de nada. Ni tuits, les aviso candidatas y candidatos. Ya nada. Se acabó. Y ustedes se preguntarán, ok, ya no veremos propaganda pero como me sacó esas cancioncitas chafas de la cabeza. Yo tengo la solución. Así como un clavo saca otro clavo, una cancionista fea saca a otra.

Ahora que los tengo con la mente en blanco, voy a temas que sucedieron esta semana y por tanto ruido quizá escaparon de su radar y son super importantes.

¿Se acuerdan de la ley Olimpia?

Esa que no es una ley en sí, sino una modificación a una serie de leyes que lo que busca es que andar compartiendo fotos o videos o audios íntimos de una persona sin su autorización sea un delito. Sí, despídanse de ser los reyes del pack porque podrían acabar en el bote. Bueno, pues ya fue publicada en el diario oficial de la federación y eso es una buena noticia. Ahora nada más falta tener fiscalías que investiguen, y persigan a los delincuentes, y lleven los procesos de forma correcta, y jueces a los que les importa y ya estamos del otro lado. Pero es un avance, hay que ser optimistas.

Y otro tema, que está siendo abortado por la Suprema Corte de Justicia y que tiene que ver con la vida diaria de las personas, tan nos es cercano como la posibilidad de ser padres o madres, es el asunto de la gestación subrogada o renta de vientres.

Te puede interesar: Aprobación a nivel nacional de la Ley Olimpia

¿Qué qué es eso?

La gestación subrogada es cuando una mujer no puede, o no quiere embarazarse y busca a otra mujer para en su vientre lleve a su hijo. Hay cuantas variedades a este tema como se puedan imaginar. Por ejemplo, la mujer no puede embarazarse y le pide a su hermana, su amiga, o incluso a su mamá que sea ella el vientre subrogado. Pero también puede pedírselo a una mujer a la que no conoce y pagarle a cambio de esto. ¿Cuánto se cobra por llevar un bebé en tu vientre? Al rededor de los $200,000 pero depende de muchas cosas.

Gestación subrogada

Es un tema polemiquísimo, porque como siempre, la tecnología avanzó más rápido que nuestra capacidad moral para discernir si algo es o no correcto. Por un lado, está el derecho a decir: es mi cuerpo, si lo rento, también es mi decisión, y por otro lado, la pregunta más dolorosa ¿si estas mujeres no tuvieran una necesidad económica, igual rentarían su vientre? Si no tienes qué comer, ¿en verdad es una decisión libre? Y creo que desde el cómo se llama a este servicio ya tenemos un tema: “renta de vientres”, como si una mujer pudiera decir: ey claro, te lo rento. Llévatelo y me lo regresas. Cuando tu vientre está ocupado, usa todo tu cuerpo. Y a esto hay que sumarle, la economía que se genera a su alrededor. O sea, ya hay agencias que como si fuera Tinder te encuentran a la mujer que quiera rentar su vientre, es encargan de los análisis, los contratos, y todos esos detalles que implican que alguien más traiga al mundo a tu futuro bebé.

Hace 5 años, en Tabasco, se reguló este tema y justo es por eso por lo que el asunto llegó a la corte. Porque la fiscalía (que en ese entonces era la PGR) interpuso una acción de inconstitucionalidad apelando a que el congreso local no tiene facultades para legislar sobre un tema así. Las y los ministros comenzaron la discusión está semana y parece que será hoy cuando se defina por completo.

Los hijos de nadie

Pero nada más para dejarlos todavía más intrigados de cómo es un tema super complicado, les cuento brevemente sobre una historia que fue nota, titulada: Los hijos de nadie. Una pareja de mexicanos que vive en el extranjero, acuerda mediante una agencia inseminar a una mujer para que tenga a sus bebés. Dos en este caso, cuates. Los bebés nacen prematuros, la agencia trata a la mamá gestarte con las patas y una serie de irregularidades que alarmarían a cualquiera, los bebés llegan con complicaciones. Y los papás de intención, se regresan a Estados Unidos y quedan a su suerte, la mujer que lo hacía por dinero, y un par de bebés en el abandono.

Verdad, que los grandes dilemas de la vida, son siempre complicados.

Sigue a Pam Cerdeira en Twitter